Una tromba de agua y granizo deja numerosos daños en Estepa

Un total de 15.200 rayos cayeron en España en las últimas 24 horas, según la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET). Las fuertes lluvias causaron numerosas inundaciones y cortes de luz en varias localidades de toda la península. Pero nada parecido a lo vivido en la Sierra Sur sevillana, donde una virulenta tromba de agua acompañada de granizo ha arrasado localidades como Estepa, Herrera o Gilena donde se elevó de amarillo a naranja, al igual que en la provincia de Córdoba, el aviso por lluvia y viento. En pocas horas se recogieron en estas localidades hasta 90 litros por metro cuadrado.

Una primera tormenta sobre las 16.00 horas y una segunda una hora y media más tarde dejaron al municipio de Estepa en una complicada situación, el agua también se dejó notar en la vecina localidad de Gilena. Calles eran auténticos ríos, casas, locales e industrias anegadas, muros de viviendas derribados y coches arrastrados por la corriente. Éste era un primer balance, aunque el alcalde del municipio, Antonio Jesús Muñoz, precisó que aún era pronto para realizar una valoración del alcance de las incidencias.

El Servicio de Emergencias 112 Andalucía ha informado que desde la localidad de Estepa se habían recibido llamadas que alertaban de inundaciones en calles como San Fernando, Toril o Avenida de Andalucía. El torrente de agua que provenía de la parte alta del pueblo ha dejado imágenes muy duras, con los destrozos que ocasionaba el gran caudal del agua, en la zona de la plaza del Llanete y de la Iglesia de los Remedios.

Numerosos vídeos compartidos por los vecinos y vecinas en redes sociales han dado a conocer los desperfectos ocasionados, llamando especialmente la atención un vídeo en el que se ve como el agua tira el muro exterior de un inmueble o los coches arrastrados por la corriente, chocados entre sí.

La tromba de granizo y la intensidad de las lluvias ha provocado que el sistema de alcantarillado se haya saturado y, como consecuencia, las calles se convirtieron en ríos que arroyaron todo lo que encontraban a su paso. El agua ha entrado en casas, locales e industrias de la zona más baja del pueblo, hasta donde ha ido a parar todo el agua de la tormenta acumulada. En los próximos días se realizarán una valoración económica de los daños, siendo en estos momentos la prioridad restablecer la normalidad.