Entrevista a Alfonso Jesús Cruz Lendínez, presidente de la Fundación Ageing Lab.

Entrevista a Alfonso Jesús Cruz Lendínez, presidente de la Fundación Ageing Lab, con motivo del III Congreso Intersectorial de Envejecimiento y Dependencia.

“En el III Congreso Intersectorial de Envejecimiento y Dependencia reflexionaremos en torno a cómo se está cuidando, de ahí que se hable de más allá de la ACP o se haga un análisis de diferentes modelos de cuidado”

Contextualicemos y situemos a nuestros/as lectores/as ¿Qué es la fundación Ageing Lab y a qué se dedica?

Ageing Lab es una fundación creada, hace más de diez años, con el fin de convertirse en una red de conocimiento sobre envejecimiento que surge de la inquietud de profesorado y personal investigador de la universidad y de profesionales del ámbito empresarial del mundo sociosanitario.

Nacida con vocación y alcance internacional, Ageing Lab tiene entre sus objetivos poner de manifiesto desafíos en torno al envejecimiento reflexionando sobre posibles soluciones colectivas, generando una red de expertos/as interdisciplinar y multidimensional que permite trabajar en respuestas integrales y longitudinales.

¿En qué proyectos participan actualmente?

Actualmente, se encuentra inmersa en varios proyectos nacionales e internacionales entre los que cabe destacar Economía de los cuidados contra el despoblamiento: profesionalización para lograr entornos sostenibles, cofinanciado por el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECO), que no solo parte de la necesidad de mantener y mejorar los servicios en las zonas rurales, sino que pretende mostrar la importancia que la economía de los cuidados puede tener en su desarrollo social y económico en estas zonas y Pharaon (Pilots for Healthy and Active Ageing), iniciativa que surge en 2019, con el objetivo de promover el envejecimiento activo y reducir la soledad no deseada de las personas mayores. A nivel nacional, desde Ageing Lab lideramos el piloto andaluz, en un consorcio del que también forman parte Diputación de Jaén, la Universidad de Jaén y Minsait by Indra.
En el ámbito del Servicio de Ayuda a Domicilio, cabe señalar Acompañamientos 3.0 que pretende incorporar tecnologías como la Realidad Virtual y Aumentada en los cuidados a través de la formación de profesionales de atención directa para que, a su vez, puedan formar a las personas mayores a las que cuidan, SAD 360ª y otra sobre digitalización a gran escala, SAD conectado.

¿Qué iniciativas pioneras se impulsan desde Ageing Lab?

Entre las iniciativas que impulsamos desde la Fundación, cabe destacar el Living Lab Social en entornos reales, que lleva funcionando más de diez años, con 20 proyectos realizados, ofreciendo un servicio integral y directo aportando soluciones a medida, tanto a proyectos de investigación, como en el desarrollo e innovación de productos o servicios que den respuesta al reto del envejecimiento, EDP (Envejecimiento Digno y Positivo), modelo que cuenta con un Comité de Ética Social propio, formado por profesionales de diferentes organizaciones y expertos y expertas externos/as de reconocido prestigio, que desarrollan su labor en ámbitos de defensa y protección de los derechos de las personas mayores, personas usuarias o familias y el libro El Servicio de Ayuda a Domicilio en España. Manual práctico de gestión y evolución del enfoque actual, primer manual en España enfocado a la organización del Servicio de Ayuda a Domicilio (SAD) desde la perspectiva de la entidad prestadora, que ha contado con el apoyo de un sólido equipo investigador para su desarrollo y un completo equipo evaluador del ámbito universitario y del Trabajo Social.

Ageing Lab apoya técnicamente a la Federación Andaluza de Municipios y Provincias (FAMP) en materia de economía del cuidado e innovación social ¿Qué resultados se están consiguiendo en el marco del acuerdo de colaboración firmado en 2021?

A raíz del acuerdo de colaboración entre ambas entidades, a finales de 2021, la FAMP Impulsó la puesta en marcha del Laboratorio de Innovación para La Economía del Cuidado, en el que participan 48 ayuntamientos andaluces (incluidas las 8 capitales) y las 8 Diputaciones Provinciales, y que ha supuesto la apertura de un espacio para el encuentro y la reflexión, así como para el codiseño y cogestión multinivel y multiactor, que permitirá la puesta en marcha de proyectos tractores en materia de Servicios Sociales, y que propiciará la transferencia de conocimiento.

Además, en el marco del III Congreso, gracias al impulso y apoyo de la FAMP, que participa como partner coorganizador, se ha creado un nuevo espacio paralelo, BPL (Buenas Prácticas Locales), para la presentación de buenas prácticas y lecciones aprendidas sobre el compromiso de los gobiernos locales en el ámbito de la economía de los cuidados y la colaboración con sus comunidades locales en materia de envejecimiento, dependencia, personas mayores, etc.

El pasado mes de marzo, la Fundación GIA (Iniciativa Global sobre el Envejecimiento) y Ageing Lab firmaron un acuerdo de colaboración. ¿Qué compromisos se adquirieron y qué beneficios reportarán a las personas mayores?

A través del acuerdo, tanto Ageing Lab como GIA se han comprometido a dar apoyo a la elaboración y ratificación en la Asamblea General de la ONU de una Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas Mayores; a asesorar a los sectores público y privado sobre medidas públicas sobre el envejecimiento; así como a fortalecer la capacitación y las competencias pertinentes en todo el mundo ofreciendo formaciones, particularmente a las personas en envejecimiento, sus familias, funcionarios públicos y a otros/as profesionales. También colaborarán en sensibilizar sobre los problemas relacionados con el envejecimiento realizados por los grupos de interés, además de la realización de proyectos cuyo objetivo sea la mejora de la calidad de vida, la participación y la inclusión de las personas en envejecimiento.

Los próximos 25 y 26 de octubre se celebrará el III Congreso Intersectorial de Envejecimiento y Dependencia, organizado por Ageing Lab, que contó, en la pasada edición, con la participación de más de 40 empresas del sector y la intervención activa de un gran número de trabajos e investigaciones desarrollados por especialistas de 6 países distintos. ¿Qué destacaría de esta edición?

Como novedad este año, hemos introducido los espacios ConCafé, los espacios participativos y colaborativos como EIOVA, Living Lab, comunicaciones, pósteres, sinergias y el de Buenas Prácticas Locales, en el que participarán profesionales del ámbito local visibilizando ejemplos de interés, que no son experiencias científicas o innovadoras como tal, pero sí pueden ser de sumo interés y replicables.

En esta edición, tenemos el honor de contar con la Diputación de Málaga, el Ayuntamiento de Málaga y la Universidad de Málaga ostentando, esta última, la presidencia del comité científico del congreso; así como entidades especializadas con las que colaboramos como es el caso de la Federación Andaluza de Municipios y Provincias (FAMP), la Iniciativa Global de Envejecimiento de Naciones Unidas (GIA), Fundación La Caixa y la Junta de Andalucía.

¿Qué papel jugarán las personas mayores en esta III edición?

Tendremos un espacio dedicado a historias de vida y experiencias de personas mayores inspiradoras, denominado Living Lab, en el que participará la Abuelita mochilera, Elisabeth Justicia; ilustradora de Dominga habla sola, Acufade Canarias y Camino Villa, entre otros.
Contaremos con la participación activa, durante todo el Congreso, de personas mayores referentes de los talleres de radio, fotografía y de la revista Solera del Ayuntamiento de Málaga.

¿Qué temáticas se abordarán en el Congreso?

Bajo el lema SOS: ¿Quién y cómo nos cuidarán mañana? Una mirada ética, en este foro, que ya se ha configurado como un ecosistema de innovación y reflexión en torno al envejecimiento, participarán ponentes de reconocido prestigio nacional e internacional de entidades como Sociedad Japonesa de Envejecimiento y Menopausia o la Universidad de Granada que abordarán temáticas como la ética en el modelo de cuidados, los derechos de la ciudadanía más allá de la Atención Centrada en la Persona (ACP) o la economía ética, entre otros.

Todo ello está relacionado con uno de los principales retos del sistema de cuidados actual pendiente de resolver que es quién y cómo nos cuidará el día de mañana, analizando las carencias de profesionales en el sector, posibles soluciones u oportunidades; así como reflexionar en torno a cómo se está cuidando, de ahí que se hable de más allá de la ACP o se haga un análisis de diferentes modelos de cuidado.

Como novedad interesante este año se abrirá una parte del foro a la participación abierta a los/as asistentes, de forma que no sea unidireccional sino bidireccional y tener en cuenta la diversidad de opiniones de los diferentes agentes representados.

En otra entrevista ha subrayado que “lo humano debe ser el eje sobre el que versa el cuidado” ¿Qué lugar ocupa la tecnología en esta visión?

Ageing Lab promueve, desde 2016, su Modelo de Envejecimiento Digno y Positivo, un modelo de trabajo aplicado que pretende establecer unas líneas rojas en cuanto a la dignidad de la persona y abre nuevos horizontes en cuanto a la consideración del envejecimiento como algo positivo. En este sentido, cuestiones como la adecuación de los servicios a las personas, su intimidad o las relaciones intergeneracionales, son promovidas por el mismo; con una base eminentemente humanista. Ello hace que la tecnología se convierta en una herramienta, con oportunidades, pero basada en el diseño para todos/as y en el principio de adecuación de los servicios a las personas, y no al contrario. Para Ageing Lab es importante acompañar a las personas mayores en el uso de la tecnología para que su uso sea una elección, no una barrera ni una obligación.

En el año 2050, la población senior llegará a suponer el 29% de la población total. ¿Difiere mucho lo que las personas mayores necesitan de lo que el resto de la sociedad cree que necesitan?

Desde nuestra óptica, las personas mayores son un reflejo de la sociedad, pero con más edad, por lo que siempre habrá que tener en cuenta la diversidad poblacional y, sobre todo, la historia de vida de cada persona. Si bien es cierto algunas necesidades cambian con el envejecimiento poblacional en cuanto a salud, adaptación del entorno, etc. para ello la Silver economy plantea un interesante reto al que acompañaríamos de un enfoque integrador.

España tiene uno de los gastos de PIBs (Producto Interior Bruto) más bajos de Europa en Dependencia. Desde CECUA denunciamos la infrafinanciación para garantizar la viabilidad del sector de los cuidados ¿Qué problemas genera tener un sector infrafinanciado?

Desde nuestra fundación apostamos por la innovación aplicada a servicios y productos destinados a la mejora de la calidad de vida de las personas mayores. Por ende, la financiación es un elemento fundamental que no solo dignificará el proceso de envejecimiento, sino que creará una sociedad más sostenible que repercutirá, de forma ineludible, en nuestro PIB.

Fuente: Boletín Informativo CECUA


Últimas noticias